30 abr. 2011

1000 gracias

Creo que no me podía haber hecho fan de otro programa tan grande como este.
Donde el trabajo, el cariño y el talento se ve por encima de cualquier cosa.
Enhorabuena a todos, equipo técnico, guionistas, presentadores, colaboradores... a todos. Porque todos sois importantes para formar un programa, ya milenario.










Y por supuesto a ellos también, porque son parte de los 1000, y lo serán siempre.
Y ninguna cobarta va a decir lo contrario.


Felicidades, de verdad.

De una fan que os está viendo desde el 2007.

25 abr. 2011

Felicidades Patty

Por muchos más años juntas.

21 abr. 2011

Intentar sonreír sin pedir explicación

Intento sonreír, decir gracias, no llorar. Sí, sobre todo no llorar. Pero no puedo. Y no me avergüenzo. Mama, te echo de menos. Estoy llorando. Estoy sollozando. Es un desahogo, una liberación, es el deseo de ser otra vez niño, de ser querido, de volver atrás, de no querer crecer, de necesitar su amor puro. Alguien me abraza, me coge por los hombros, me aprieta con fuerza. Pero no eres tú, mamá. No puedes ser tú.

Algunos días después, no se cuántos. Ese dolor que experimentas, que no consigues entender de dónde puede llegar, que no te da explicaciones, que te hunde como una gran ola que no habías visto, que te ha cogido por sorpresa, que te revuela, te quita la respiración, te hace rodar sobre la arena mojada, sobre esos pasos que parecían tan ciertos en tu vida. Y en cambio, no. No lo son. Ya no.

Como un sueño precioso interrumpido por una persiana subida. Como el sonido insistente de un móvil que alguien ha olvidado apagar y que hace sonar otro que se ha equivocado de número o, aún peor, alguien que no tiene nada que decir. Como una alarma hecha saltar por un ladrón torpe que ya ha huido en la noche. Una vida distraída ha golpeado con el codo su felicidad. Y he sido yo.

En la vida siempre buscamos explicaciones. Perdemos el tiempo buscando un porqué. Pero a veces no existe. Y por triste que parezca, esa es precisamente la explicación.

9 abr. 2011

ATUS

Hay gente que con solo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales;
que con solo sonreír entre los ojos
nos invita a viajar por otros mundos
y permite florecer todas las magias.

Hay gente que con solo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas;
que con solo empuñar una guitarra
te regala una sinfonía de entrecasa.

Y uno se va de novio con la vida,
desterrando una muerte solitaria,
pues sabe que a la vuelta de la esquina,
hay gente que es así, tan necesaria.


ANOCHE TUVE UN SUEÑO.